Rectoría: Mensaje de fin de año

Querida comunidad y familia UVES:

Solo decirles que los tiempos que nos han tocado vivir desde finales del año 2019, hasta el día de hoy, han sido un tremendo desafío para cada uno de nosotros. Cada día que enfrentamos están llenos de incertidumbres, temor y dolor. Sin embargo, en los momentos difíciles aparece también lo más noble y fuerte de nuestro espíritu, permitiendo que sigamos luchando por nosotros, por nuestros seres queridos y por todos aquellos que directa o indirectamente necesitan de nuestra ayuda.

Estamos conscientes que el camino que hemos recorrido y que seguimos recorriendo no es fácil, especialmente para esta familia UVES, que justo cuando comenzaba a nacer enfrenta dos eventos nacionales y mundiales tan inesperados y devastadores. A pesar de todo, seguimos conduciendo esta nave, que sin lugar a dudas lleva una tripulación y pasajeros cruciales, para construir un mundo nuevo, con más justicia, más amable, más comprensivo y sobre todo con una mirada más humana y optimista. Estos pasajeros, que obviamente serán el futuro de lo nuevo que ha de venir son nuestros alumnos(as). El resto, la tripulación, sus padres, madres, apoderados(as), funcionarios, profesores(as), directivos y autoridades, están para apoyar, guiar y ayudar para que estos pasajeros logren empoderarse en el nuevo mundo que les tocará vivir y tomen el timón de la nave para llegar a un buen puerto.

Como colegio, hemos enfrentado duros momentos, que no nos han derribado. Es cierto, nos han angustiado, nos han hecho llorar, nos han dejado sin dormir muchas noches, pero también nos han hecho sacar lo mejor de nosotros para enfrentar con valentía cada momento y seguir comandando esta nave, para que no deje de funcionar y siga llevando a esta valiosísima carga de pasajeros hasta el final, dónde cada uno(a) de ellos(ellas) se hará responsable de sus vidas y de cumplir a cabalidad la misión que la vida les ha encomendado.

Quizás, como parte de la vida, de esta nave algunos(as) se bajarán, pero también otros(as) nuevos(as) subirán. Iremos recorriendo, muchos caminos juntos(as), por ello reiremos y lloraremos muchas veces juntos(as). Al pasar los años, los duros momentos que vivimos hoy, los recordaremos con dolor, pero también con amor, sobre todo entre los que permanezcan en la nave hasta el final. Recordaremos con tristeza y/o alegría, los momentos que hemos vivido y recordaremos a los que ya no estén con nosotros(as), pero nos haremos más cercanos con quienes permanezcan y sigan luchando porque esta nave llegue al puerto final.

¿Cuantos momentos difíciles nos tocará vivir en la vida? Probablemente muchos.
¿Quiénes serán los más afortunados? Quizás, los que supieron esperar manteniendo la calma y lucharon por mantenerse unidos.

La calma y la unión obviamente fortalece cualquier relación. Por ello esperamos y pedimos, que quienes permanezcan en esta nave y quienes se suban a ella traigan calma, sabiduría y amor que nos permita mantenernos unidos.

Cada uno de los miembros de esta nave, trabajemos por proteger estos principios de manera que nuestros pasajeros no se vean dañados y comprendan que quienes trabajamos para ellos lo hacemos de la parte más amable de la vida y no desde la discordia, el odio y el conflicto.

De nosotros depende, la calidad académica que pueden alcanzar nuestros(as) alumnos(as). Esto se logra con profesionalismo, tecnología y esfuerzo académico. Sin embargo, también de nosotros depende lo más importante, la calidad humana de nuestros(as) alumnos(as) y eso se logra solo con amabilidad, empatía, solidaridad, humildad y mucho amor por sí mismos y por los demás.

Por lo tanto, los invitamos a que permanezcamos unidos que sigamos luchando y que veamos al colegio como una familia, que crece junta, que pasa por momentos difíciles, pero que juntos(as) luchan por permanecer unidos.

Cordiales saludos


Lionel Gil Hormazábal
Rector

Marta Adonis Parraguez
Vicerrectora