Un niño que vive en el mundo urbano difícilmente imagina como se dieron los tomates, lechugas, etc. que van desde el supermercado a su mesa. Este desconocimiento a su vez, los lleva a la no valorización no sólo del cuidado del medio ambiente, sino también al trabajo asociado a este rubro y a como cada uno de ellos pueden contribuir con la protección del ambiente para tener no sólo alimentos más saludables, sino un ambiente más saludable. Y con este conocimiento también mirar con respeto cada profesión, cada oficio y con ello trabajar para tener un mundo más cordial, amistoso y de respeto mutuo.

El trabajo de la huerta debe acompañarse también con el trabajo con animales domésticos. Ello ayuda a que nuestros hijos(as) no sólo entiendan el ciclo de la vida, los diferentes tipos de hábitat, el cuidado y amor por los animales, sino también a ser responsables en el cuidado de otros seres vivos. Nuestros hijos están ansiosos de ser estimulados y los viven a diario con miles de imágenes que bombardean sus cerebros. Entonces, los adultos tenemos la obligación de permitir tengan acceso a una estimulación sana, emotiva, de respeto, etc. Que les permita: adquirir responsabilidades, cuidar a otro, a conocer a otros seres vivos diferentes pero que son parte de nuestro entorno, ser empático, etc.

El colegio UVES se preocupará de “FOMENTAR LA EDUCACIÓN AMBIENTAL”. Las vivencias en la huerta y en el manejo de animales domésticos, son muy importantes en el desarrollo, de una nueva cultura sustentable. Nuestros alumnos(as), no sólo estudiarán, vivirán y observarán la naturaleza, también aprenderán a valorarla, cuidarla y disfrutarla.